Cómo funciona una estufa de pellets sin electricidad

Contenido

Cuando se habla de calentar una vivienda, a la vez de ahorrar y obtener máxima eficiencia y un consumo sostenible, no hay rival ante una estufa de pellets sin conexión eléctrica. Hablamos de calefacción sin electricidad.

A excepción de las estufas de leña y las estufas de pellets sin consumo eléctrico, la gran mayoría de los sistemas de calefacción necesitan energía para funcionar.

Este tipo de estufas son muy respetuosas con el medio ambiente, y debido al precio de los pellets, agregan un gran valor añadido como es el ahorro económico.

Los pellets son un combustible ecológico fabricado a partir de restos o residuos de madera u otros vegetales, totalmente biodegradable y 100% ecológicos.

El pellet presenta una menor humedad que otros combustibles y un gran poder calorífico, de en torno al 95%, además generan poca cantidad de cenizas en comparación con la leña,  lo que facilita en gran medida la limpieza de la estufa.

Existen estufas de pellets sin electricidad, con circuito hidráulico para alimentar radiadores. En este caso hay que instalar una bomba hidráulica para mover el agua del circuito de calefacción entre los radiadores y la estufa e instalar algún tipo de control electrónico sobre este circuito. Esta parte sí que iría alimentada eléctricamente.

También existe un tipo de estufas de pellets sin corriente eléctrica que incorporan un horno en la parte superior, y puedes aprovechar el calor de la combustión para unos ricos asados o pizzas.

 

¿Cómo calienta de una estufa de pellets sin electricidad?

Al igual que los radiadores, gracias a las corrientes de convección natural que se crean por las variaciones de temperatura del aire.

Principio de funcionamiento estufa pellet sin electricidad

 

Corrientes de convección natural creadas por la estufa de pellets
Corrientes de convección natural creadas por la estufa de pellets sin electricidad

 

  • Las capas de aire más bajas de la estancia, que son capas de aire frío entran en la estufa.
  • Una vez dentro de la estufa se produce un intercambio de calor, en un intercambiador de calor aire/aire, entre los gases procedentes de la combustión y este aire frío que entra por la parte baja de la estufa.
  • El aire, ya caliente, resultado del intercambio de calor, es menos denso, y por lo tanto tenderá a subir a las capas más altas, saliendo por la rejilla superior de la estufa de pellets

 

El diseño de este tipo de estufas favorece este efecto de convección, que crea una corriente de aire continua en la estancia donde se encuentra la estufa, cediendo al ambiente el calor producido por la combustión, mientras la estufa esté encendida.

 

¿Cómo se instala una estufa de pellets sin electricidad?

En cuanto a la instalación, se realiza siguiendo las mismas premisas que una estufa de pellets convencional.

En este caso, los más importante es la instalación de la salida de humos o gases procedentes de la combustión.

 

¿Y como funciona si no tiene alimentación eléctrica?

 

En cuanto al funcionamiento de la estufa de pellets sin electricidad, es muy sencillo.

 

Cómo se enciende una estufa de pellets sin electricidad
Cómo se enciende una estufa de pellets sin electricidad

 

1. Abrir la tapa del depósito de pellets y cargar los pellets.

Este paso es común en todas las estufas de pellets del mercado, la diferencia en este tipo de estufas, es que el paso de los pellets al quemador, al no llevar un motor con sinfín, se hace debido a la gravedad.

2. Abrir la compuerta de paso de los pellets al quemador.

Esta compuerta hace las funciones de interruptor, es la que se encarga de que fluya el paso de los pellets hacia el quemador, o de cortar el paso en el caso de querer apagarla.

3. Añadir gel de encendido

El proceso de encendido, como todo en este tipo de estufas es manual. Abre la puerta frontal de la estufa y añade un poco de gel o una pastilla de encendido.

4. Encender la estufa.

Con un mechero, a ser posible con cuello largo para no quemarte, prende el gel de encendido o pastilla en su caso.

 

Regulación y apagado de una estufa de pellets sin electricidad
Regulación y apagado de una estufa de pellets sin electricidad

 

5. Regular la entrada de aire

En este tipo de estufa de pellet sin corriente,  un lateral y en la parte baja hay una palanca o un accionador para poder regular manualmente la entrada de aire para la combustión.

Puedes regular la trampilla de aire para modular la combustión de los pellets según quieras más o menos calor.

 

6. Observa la combustión.

A través del cristal puedes ver el estado de la combustión de los pellets, y jugar con la compuerta de entrada de aire para modular más o menos llama

 

7. Apagar la estufa de pellets

La misma compuerta que has abierto en el encendido para dejar paso a los pellets hacia el quemador es la que se utiliza para cortar el suministro de pellets, y por lo tanto apagar la estufa.

 

8. Limpiar la estufa de pellets

Cuando la estufa esté fría, hay que aspirar las cenizas del cenicero, situado normalmente debajo del quemador. Una correcta limpieza del quemador asegura un buen funcionamiento de la estufa de pellets

 

Como puedes observar, el funcionamiento de un estufa de pellets sin electricidad es muy similar a su homóloga eléctrica. Son estufas ideales para una segunda vivienda o para el entorno rural.

 

 

Relacionado: Estufas de Policombustible. ¿Qué son? y tipos de combustibles

 

 

Ventajas de una estufa de pellets sin electricidad.

No necesita puesta en marcha por parte del SAT

Al carecer de paneles de control, ajustes de combustión, comprobación de ventiladores, etc, cualquiera puede ponerla en marcha debido a su facilidad de manejo.

No emite ruidos

Este tipo de estufas de pellets sin corriente apenas emite ruido alguno, debido a que carece de motor para el sinfín, ventiladores, etc. El único ruido que vas a oír es el de la combustión de los pellets.

Mayor vida útil y ahorro en averías

Por el mismo motivo, al carecer de componentes mecánicos como ventiladores, motores, y electrónicos como paneles de control, sondas etc, es menos susceptible a averías y a componentes a sustituir.

Mantenimiento más sencillo

Las estufas de pellets sin electricidad tienen la ventaja de que el mantenimiento de la estufa es mucho más sencillo que una estufa de pellets convencional, al no incorporar tantos mecanismos mecánicos.

Se limita a la limpieza diaria del cenicero y la cámara de combustión junto con el cristal (en caso de llevarlo) y la operación anual de revisión y limpieza si procede del conducto de salida de gases de la combustión

 

Inconvenientes de las estufas de pellets sin consumo eléctrico.

Imposibilidad de regulación electrónica

El mayor inconveniente que tienen estas estufas es que no se pueden controlar por termostato, o manejo a distancia a través de aplicaciones, debido a que carecen de cualquier tipo de control electrónico.

 

Resumen final

Si necesitas una estufa eficiente, sostenible y sin gastar mucho, este tipo de estufas de pellets sin electricidad son una de las mejores opciones. Su estilo rústico, aunque también las hay con aspecto más moderno, las hacen ideales para una segunda vivienda o casa de campo.

En cuanto al funcionamiento, como hemos visto son muy sencillas de utilizar, cargar los pellets por la parte superior de la estufa, abrir la compuerta de los pellets al quemador, encender manualmente con gel de encendido y regular, también manualmente, la entrada de aire según se requiera más o menos calor.

La radiación por convección se encargará de calentar la estancia.